Seamos creativos por humanidad

No recuerdo en qué momento las palabras creatividad e innovación se volvieron habituales de las conversaciones y prensa diarias. Da igual para lo que quiero transmitir en este post. Parece, o mejor dicho, me parece percibir a mi, que en todo este tiempo entendemos que innovar es algo fruto de la evolución tecnológica, a modo de  necesidad material consecuencia de la evolución de los tiempos, incluso como ahora decimos de casi todo, consecuencia de la globalización.

Muchas veces me he encontrado observando el mundo Natural y para mi precisamente ahí está la clave de la creatividad: lo que diferencia a los seres racionales de los irracionales es que podemos generar cambios que aporten un mayor valor; tenemos el poder de promover la evolución consciente, frente a la creación espontánea del mundo irracional. ¡La creatividad consciente es un don propio y exclusivo de los seres humanos!

La creatividad tal y como nosotros la entendemos parte del pensamiento. “Pensar distinto”, como a mi me gusta llamarla, es la base que nos permitirá luego poder innovar, es decir,  “hacer distinto”.

En este sentido, mi conclusión sería: si eres humano, eres creativo.

Cosa diferente es que como cualquier otra habilidad (ej. tiro con arco, motociclismo, esquí acuático…) no tengamos desarrolladas las capacidades necesarias para ello ya que hasta el momento nuestro desarrollo profesional ha estado enfocado en una serie de competencias que podríamos denominar más técnicas.

Y sobre todo, porque nuestro modelo educativo ha estado basado en conocimientos científicos donde  quedaron algo cojas las habilidades sociales y competencias relacionales.

Afortunadamente parece que muchos centros educativos han evolucionado desde hace tiempo y que las técnicas pedagógicas y sistemas de enseñanza van poniendo cada vez más el acento en lo importante que es la actitud y el papel secundario de la aptitud;  vamos avanzando hacia el desarrollo de competencias emocionales desde la infancia porque sabemos el impacto que tienen en los procesos de aprendizaje y cómo todo esto afecta de manera crucial a nuestra creatividad.

Muchas veces me pregunto: ¿en qué momento dejamos de dibujar, de imaginar, de ser creadores? No lo se… lo que si creo es que decir “no soy creativo” es como decir “no soy humano”. Y si estás leyendo esto, ¿lo eres, verdad?

¿qué opinas?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s