El complejo de Dios

Esta semana en diferentes lugares y grupos me parecía que una situación se repetía. Y ayer en una jornada de email marketing a la que acudí y que ofrecía Iker Merchant, cuando dijo las palabras, para mi mágicas, “complejo de Dios”, fue como un despertar neuronal ya que puso nombre a este post y a esta situación repetida.

Decía que el tema llevaba días en mi cabeza porque en esas situaciones percibía cómo personas valiosas, que pueden aportar un gran valor en equipos de trabajo de grandes o pequeñas organizaciones, poco a poco van padeciendo un decrecimiento profesional a veces consciente y otras inconsciente pero que se va produciendo lentamente como consecuencia del complejo de Dios.

¿Cómo se manifiesta para mi el complejo de Dios en una empresa?

Cuando tenemos miedo a reconocer que no sabemos algo o que podemos estar equivocados.

Así, en frío, desde el lado racional, puede que muchos pensemos que en general si nos preguntan algo y no lo sabemos, lo reconocemos con tranquilidad y seguimos con nuestra actividad.

¿Qué me dices cuando se produce un problema grave en tu área de responsabilidad, llega alguien a pedirte soluciones y en ese momento no sabes qué hacer? ¿te sientes capaz, seguro de reconocer que para lo que ocurre quizá no tengas una solución segura y que habrá que probar y ver qué ocurre? O, como dice Tim Harford en una de las interesantes conferencias TED, admitir esto, resulta realmente doloroso, ya que nuestra sociedad no reconoce que no somos capaces de dar soluciones seguras y que el método ensayo y error es el que funciona para los sistemas complejos como los nuestros.

Por otro lado me pregunto, si yo no me atrevo a decir “no se”, seguramente sea porque otro no me aporte la confianza para ello, porque otro nunca me haya dicho “prueba, mide y me cuentas lo que ocurre”. Ya que estoy abogando por la prueba y el error medido para llegar a conclusiones, tras la prueba y error ¡también se produce la prueba y acierto!. ¿Qué nos pasa que no ponemos el acento en eso?

El mundo, la información, la tecnología… evoluciona a una velocidad que no somos capaces de asimilar, por lo que todavía me parece más importante esta actitud mental.

Dándole vueltas, cómo no, pienso dónde puede arraigarse este “complejo de Dios”, y no se muy bien por qué he llegado a una idea, la de la importancia que le damos a la seguridad en la infancia.

Cuando los seres humanos estamos aprendiendo y por tanto evolucionando, el método que nos sirve es el de “ensayo y acierto”, es decir, generalizando, de la repetición de aciertos es de donde surge el aprendizaje.  Esto nos aporta una gran seguridad: “cuando hago esto, ocurre aquello”, de tal manera que a través de los años vamos transmitiendo incluso culturalmente esta especie de “buena seguridad” necesaria para seguir construyendo y avanzando hacia nuevos horizontes.

Pero como todo exceso, cuando la seguridad se vuelve nuestra ley divina, dogma y sobre todo, cuando se convierte en una creencia incuestionable, es cuando aparece, según mi punto de vista, el complejo de Dios: me creo que solo lo seguro es bueno, y como solo lo seguro es bueno, debo mostrarme seguro porque lo no seguro es malo. Deducimos que las personas inseguras es que no saben y lo que es peor, ¡que no tienen capacidad de saber!

En consecuencia, personas que probando y aportando opciones podrían no solo desarrollarse a nivel personal y profesional sino lograr solucionar problemas organizativos, prefieren quedarse en su zona de confort por si aquello que puedan decir les compromete demasiado.

Antes lo he denominado actitud mental. Creo que no, que es algo más profundo, algo anterior, algo que no tiene que ver con lo profesional, algo relacionado con la manera de acercarse a la realidad. Para mi se trata del valor más potente en las relaciones humanas: la humildad.

 

One thought on “El complejo de Dios

  1. Pingback: Somos vulnerables ¡aleluya! | El valor de las personas

¿qué opinas?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s