Implicar para ganar

De la implicación a los resultados: la fórmula de la Sostenibilidad.

Argumentos, estudios, pruebas

El término empresa sostenible conlleva la visión del medio y largo plazo, pero ¿una empresa sostenible será solamente aquella que logra sus objetivos económicos a lo largo del tiempo?.

Para mi el concepto de sostenibilidad es aquel que suma mejoras y beneficios sostenidos en el tiempo también respecto de las personas , es decir, personas que permanecen en el tiempo en la organización porque se las valora íntegramente, con todo su potencial, con la posibilidad de participar, aportar, involucrarse.

Implicar a las personas genera sostenibilidad y eficiencia y eficacia  a través de la mejora del clima emocional de los trabajadores, mejora de productos y mejora de procesos

1) Mejoras en la comunicación:

Mejora el clima laboral y se reducen las quejas, los índices de absentismo, las bajas y conflictos laborales. El hecho de tener un lugar/canal de comunicación donde poder participar, escuchar y ser escuchado mejora la autoestima de las personas, su percepción de ser respetadas y esto genera un importante efecto en la motivación laboral.

2) Mejora de procesos y productos:

Solo cuando estamos informados podemos comprender la totalidad de lo que sucede en nuestra empresa y si además nos sentimos escuchados podemos aportar soluciones que dan lugar a mejoras, lo que redunda en beneficio del proceso productivo y lo que consigue eliminar problemas y/o mejorar productos.

3) Aumenta el compromiso con las decisiones de las que soy parte:

Cuando somos convocados, recibimos una información y posteriormente nos otorgan la responsabilidad de tomar una decisión al respecto, el hecho de decidir en equipo aporta un efecto psicológico de “presión positiva del grupo”: me he comprometido no solo delante de la empresa sino delante de los compañeros, que son con quienes convivo en el día a día; cumplo porque el grupo también lo espera, porque el grupo se ve afectado, porque otras personas me hacen sentir la necesidad de cumplir. Conseguimos el compromiso con la  decisión.

prueba4

Implicar a las personas ayuda a incorporar los cambios con menor resistencia (“si el otro puede, yo también”) y es más fácil motivar a las personas a salir de la zona de confort desarrollando autoconfianza.

más calidad, más productividad, más motivación, ahorro en tiempo…

Tenemos además algunos ejemplos y casos de éxito de prácticas de participación que demuestran lo anterior:

1. Las cooperativas, con sus formas de organización que tienen como objetivo involucrar más a las personas  en los resultados, aumentar ese sentido de pertenencia; ha sido reconocido a nivel internacional el modelo de cooperativas del Grupo Mondragón y me parece interesante el estudios que  realiza Francisco Javier Forcadell Martínez, profesor del departamento de Economía de la Empresa de la Universidad  Rey Juan Carlos y que lo publica la Universia Business Review y que él denomina “democracia organizativa para armonizar objetivos individuales y colectivos”.

2. Las sociedades laborales, cuya evolución económica comparativa es mejor que la de otros tipos de sociedades; como ejemplo el estudio realizado en la comunidad de Andalucía y publicado en la Revista Internacional del Mundo Económico y del Derecho, en el que la toma de decisiones, comunicación y relaciones entre los socios son algunas de las claves que se destacan como factores de éxito.

3. La Tesis Doctoral de David Cegarra (tesis ganadora del premio que otorga la editorial Emerald Group Publishing Limied), profesor del Departamento de la Empresa de la Universidad Politécnica de Cartagena, que demuestra empíricamente que un trabajador satisfecho  consigue mejores  resultados y es más productivo

Además, la psicología, biología y antropología social también nos dan información interesante y concluyente…

¿Qué características son tan propias del ser humano, que ir en contra de ellas es como ir en contra de su esencia?

La naturaleza propiamente altruista de los humanos, que nos diferencia incluso de los primates. Existen estudios, como los realizados por el Instituto Max Planck, centro de múltiples investigaciones científicas, que pueden verse en un formato más divulgativo en el programa Redes de La 2 coordinado por  Eduard Punset, que demuestran que somos cooperativos y solidarios por naturaleza  y que fundamentalmente nuestra naturaleza es altruista hacia la colaboración, es decir, que colaboramos sin pretender obtener nada a cambio.

La naturaleza social de los seres humanos, la necesidad de formar parte de una “tribu”, o como dice el psicólogo social Mark Van Vught, “somos criaturas inherentemente sociales, y nos gusta trabajar y compartir con los demás, competir y tener éxito con los demás” y todavía más “si podemos dotarle de valores morales”, que para mi es la gran aportación, dado que sabíamos por la teoría de la escala de necesidades de Maslow, que teníamos necesidades sociales, pero no tanto este interesante matiz.

Anuncios

¿qué opinas?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s