Jugar o ganar… ¿vivir o sufrir?

Aprendo mucho sobre los humanos haciendo deporte; hoy concretamente en un partido de padel me dice un compañero: “los partidos se ganan arriba”. En el padel puedes atacar (“arriba”) o defender (“atrás”) ….y es que en mi caso mi estilo de vivir se traslada tanto al deporte que atacar me cuesta muchísimo…

Esta frase, a parte de lo anterior, me ha ayudado a tomar conciencia de cómo nos posicionamos antes las situaciones y en consecuencia cómo las vivimos: como en el partido, si voy a jugar o voy a ganar, en la vida, si voy “a que me salgan las cosas bien” o voy “a hacer las cosas bien

Y aquí es donde veo yo las grandes diferencias entre las personas satisfechas y felices y las personas infelices y que sufren constantemente.

Quienes tienen mayores niveles de insatisfacción vital y sufren constantemente (se quejan, juzgan a los demás porque su punto de vista es el bueno y el de los demás es el malo…) actúan buscando “ganar”, es decir, buscando un resultado elaborado por ellos o planificado poco margen para los cambios, desajustes o fallos propios o ajenos.

Párate a pensar: ¿en tu vida hay cambios? ¿cuántas veces en el trabajo, casa … se producen desajustes o errores? Si lo habitual hoy día es el cambio y la incertidumbre…. ¡Es que nos seguimos aferrando a un mundo que no existe!

El sufrimiento ocurre porque queremos que las cosas sean diferentes a como son.

En cambio, la satisfacción y paz interior, felicidad o el nombre que quieras dar a la sensación de estar tranquilo y sin preocupaciones tiene que ver con una forma de entender la vida mucho más realista y que se basa en algunas reglas sencillas:

  • actuar buscando hacer lo mejor que pueda (y no tanto el resultado del hacer), centrado en el hacer, en mi hacer (y no en el del vecino)
  • tener claro como el agua que en la vida siempre se producen desajustes, errores y que se seguirán produciendo
  • abrir los ojos ante la certeza y humildad de que tú también cometes errores, y acordarte de eso cada vez que juzgues el de otro
  • aceptar por tanto las diferencias, cambios, incertidumbre y en este sentido aprender a vivir con más calma ante ellas para tener relaciones más sanas y constructivas con los demás, puesto que a todos nos ocurre lo mismo

La cultura de ganar está muy metida dentro de nosotros…fíjate si fuéramos al trabajo y dijéramos “vengo a hacer lo que puedo”. Suena mejor decir: ¡”voy a vender …!!” aunque sea mentira.

También podemos entrenar nuestra capacidad para expresar esta nueva forma de “jugar viviendo”: “vengo a dar todo para este proyecto”, “voy a poner toda mi ilusión y competencia en …”

Se trata, en definitiva, de cuestionarnos el modelo en base al que actuamos: competir, que es “falso” por imposible, estresa, genera sufrimiento y malestar, o implicarse, que motiva a las personas, cohesiona a los equipos y genera la gran satisfacción de saber y sentir que uno hace todo lo que puede y debe.

Y es que hacer lo que debes puede ser una buena brújula que nos oriente hacia la felicidad. ¿Qué otras puedes encontrar?

Anuncios

¿qué opinas?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s